martes, 25 de agosto de 2015

Acto Inhumano - Festejos teñidos de sangre [VIDEO]


Once personas mueren en el peor verano tras el aumento de estos espectáculos.
Mas adelante en el video, podran ver al peligro que se exponen estas personas.

El aumento de los fallecidos, once en lo que va de año, en los 'bous al carrer' de Valencia y en los encierros que se celebran en otras regiones españolas, coincide con el auge de este tipo de festejos populares provocado, en parte, por el excedente de toros en el campo bravo. En 2014, según datos del Ministerio de Cultura, se organizaron un 14,7% de festejos populares más que en el periodo anterior, alcanzando la cifra total de 15.844 festejos. En 2013 hubo 13.815. Sólo en la comunidad valenciana se organizaron 7.866 festejos. Seis de los once fallecidos de este verano se han producido allí. El último el pasado sábado en Borriol.

"La previsión es que continúe creciendo ese número", cuenta Alberto de Jesús, editor de la revista especializada 'Bous al carrer', "ya que aún queda excedente de toros bravos en el campo y muchos ganaderos deciden venderlos para las calles antes de enviarlos al matadero". "Esto hace", continua, "que haya pueblos que adquieran algunos toros que podrían haber estado en las plazas y aumenta el número de personas atraídas por ello con el consecuente riesgo que conlleva, claro, pero como siempre que hay un toro suelto", subraya.

El número de corridas de toros descendió durante los primeros años de crisis, equilibrando un sector recalentado por el ladrillo. "De esta manera, muchas ganaderías se quedaron sin vender sus productos al hacer cálculos respecto a una previsión que luego no se cumplió", aclaran fuentes de la Unión de Criadores de Toros de Lidia (UCTL). "Sí que existe un excedente de toros en el campo, aunque esta tendencia se está invirtiendo debido a la caída del censo de cabezas de ganado", explican, después de anotar un descenso continuado desde 2008, año en el que se censaron 41.087 reses, entre machos y hembras. En 2014, 23.833, según la memoria anual de la UCTL. "Empieza a haber equilibrio y el precio del toro ha aumentado mucho debido a esta circunstancia".

La cifra de fallecidos corneados este año durante los festejos populares ha incrementado su número alcanzando la cifra más alta registrada: los diez de hace un lustro. El último, un hombre de unos 50 años el pasado sábado en Borriol, localidad castellonense. Y la supera, en uno, si se tiene en cuenta el fallecido a causa de un traumatismo en la cabeza. En 2012, el tercer año con más muertes registradas, se contaron ocho. "Es casual", insiste de Jesús, "podría pasar o no, hay veces que se juntan muchas cosas y se produce la tragedia", reflexiona en referencia a la polémica que se ha levantado en torno a este tipo de festejos populares, resucitando el debate entre animalistas y aficionados al toro. "Provocado", considera, "por el morbo de las últimas desgracias".

Distintas plataformas y asociaciones antitaurinas han pedido, según informa Europapress, "la suspensión" de este tipo de espectáculos, apoyados en la idea de que "muere gente" además del maltrato al toro que ellos aprecian. Ana Espinosa, coordinadora del Partido Antitaurino (Pacma) en Valencia, considera que "por muchas medidas de seguridad que se tomen siempre va a haber heridos y, como se está comprobando, muertos". "Desde el partido", explica, "aún no nos hemos pronunciado oficialmente respecto a los festejos populares, pero sí estamos en contra. Habría que prohibirlos ya que muere gente y se maltrata animales". Espinosa hace referencia al número alto de fallecidos y lo compara con las cifras de la "violencia de género". "No sé si son equiparables, algo habría que hacer", concluye.

Sin embargo, los aficionados insisten en que hay un control férreo de estas actividades. "En Valencia, por ejemplo, las normas son muy estrictas y no puede participar en ellos cualquiera. Ya está bastante controlado", explica Alberto, respecto a un reglamento que varía sustancialmente en cada comunidad. "Hay muchas personas encargadas de que nadie borracho o con preparación insuficiente participe. Todos estamos pendientes", argumenta. "Lo que ocurre es que cuando hay un toro en la calle todo es impredecible y se suelta mucha adrenalina. Las cifras varían con los años, no es preocupante, siempre hay algún percance".



“Si gustas puedes compartirlo en las siguientes reder:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Visitantes

Flag Counter